Extrañas supersticiones en la historia del deporte

Mucha gente cree en algunos rituales y cábalas que les permiten desempeñarse en sus actividades con más seguridad y según su parecer, con mejor suerte. Esto ocurre con estudiantes que van a presentar un examen importante, con comerciantes cuando van a iniciar un nuevo negocio y hasta con el pretendiente que se decide a declararle su amor a la chica de sus sueños. 

En el mundo del deporte, los fanáticos de los deportes no solo tienen supersticiones sobre si usar o no la leo vegas bonus en un día determinado, sino que también existen interesantes supersticiones, algunos jugadores no cobran un tiro libre o no salen a lanzar sin antes realizar su ritual o tener ese objeto o prenda que sienten les brindará la energía positiva que necesitan para triunfar. Veamos cuales son las supersticiones más extrañas en la historia del deporte. 

Nadal y la posición de las botellas

Es uno de los mejores tenistas del mundo, sin embargo, parece estar confiado en que buena parte de su buen juego nace de cómo y en donde coloca las botellas cerca de su asiento. Las supersticiones son precisamente eso, una creencia irracional en que elementos superficiales o alejados de la influencia real sobre nuestras acciones, determinan el resultado de las mismas. 

Saltar la línea para ingresar al campo

Oliver Pérez es uno de los muchos beisbolistas que tiene la religiosa costumbre de saltar la línea blanca al entrar al campo, da la impresión de que tocar la línea blanca arruinaría su agilidad o destreza al lanzar. Si asistes a un juego de béisbol, notarás que son varios los jugadores que dan este extraño saltito para entrar, siempre evitando el contacto con la “línea de la mala suerte”. 

Hablando con la pelota

Mark Fidrych tenía uno de los rituales más extraños que se conocen, la gente sonreía al verlo hablarle a la bola antes de lanzarla. No solo eso, previo a aquella extraña conversación, removía un poco la tierra de la lomita con las manos, era normal ver a los más pequeños señalar, sonreír y hasta imitarlo un poco en su curioso ritual. 

Iker Casillas y los consejos gitanos

Uno de los porteros más admirados en la historia del fútbol español y del mundo, Iker Casillas es uno de los que sigue rituales más curiosos antes de entrar al juego. Las mangas de su camisa están recortadas así como parte del largo de la camisa, por consejo de algunas gitanas también se coloca las medias al revés. Curiosamente, más de una vez se retrasaba para ingresar al partido por preparar su ritual de buena suerte.

Pelé y la camiseta mágica

Más que una superstición, en este caso podemos hablar de una poderosa sugestión.

El Rey Pelé tenía una camiseta, prenda que él consideraba indispensable para obtener un buen rendimiento en sus juegos, fue tal la creencia de Pelé en esa camisa que luego de regalarla a un aficionado pasó meses sin “poder hacer un gol”.

Hay que resaltar que la sugestión en este nivel existe porque hacer un gol requiere de agilidad física, si una persona se pone nerviosa porque cree que le falta una prenda que necesita para rendir al máximo, esos mismos nervios debilitan sus posibilidades de lograr las metas. Esto se demuestra cuando Pelé recupera la camiseta y de inmediato, su racha goleadora continuó.

Greg Swindell y su uña de la suerte

Es quizás una de las más extrañas supersticiones que puedan conocerse. Este beisbolista siempre se muerde y arranca un pedazo de uña antes de entrar a jugar y acá viene la parte que a algunos les afectará el estómago: Mantiene ese trozo de uña en la boca durante todo el juego, solo así puede jugar bien.